14141927_10210328568835479_6517211394757638743_n.jpg

EN QUÉ SOÑABA EL NIÑO RENZO?

 

Cuando niño una de mis mayores ilusiones era practicar gimnasia. Me gustaba mucho ver todo lo relacionado a ese deporte. Lastimosamente no pude practicarla por diversos motivos: no había una escuela o centro de este deporte cerca de mi casa  y principalmente porque yo tenía un problema en las piernas por el cual mis huesos no crecían correctamente. Fue por este motivo que desde los 4 años  seguí tratamientos que buscaban mejorar mi condición sin llegar a las intervenciones quirúrgicas.  Yo era muy pequeño para darme cuenta de la magnitud del asunto así que como el cuerpo me permitía jugar y moverme libremente yo esperaba los encuentros con mi prima menor, la cual sí practicaba gimnasia en su escuela, para aprender lo que ella sabía y divertirme.

A los 7 años de edad determinan que era necesaria una intervención y fue así que operan mi pierna derecha. Pasé meses en el proceso de recuperación y las terapias hasta poder caminar nuevamente. Sin mencionar de todo el esfuerzo extra para poder continuar con las actividades escolares. Durante todo este período obviamente me alejé de cualquier práctica deportiva y en realidad me convertí en un niño bastante tímido y temeroso. No quería correr o saltar ni menos practicar alguna actividad que pudiera ponerme en riesgo.

Con el paso de los años, ya contando con 13 años aproximadamente recuperé la confianza y jugaba sin temor al fútbol, vóley, practiqué atletismo y tuve mi primer acercamiento al arte al participar de concursos organizados por mi colegio de danzas típicas de mi país. Incluso formé parte de elencos con lo que pude participar en eventos presentándome ante muchas personas y eso me gustaba mucho.

Desafortunadamente comencé a sentir dolores en ambas piernas y al hacerme nuevos chequeos médicos, los doctores determinaron que tenía que ser operado nuevamente pero esta vez de ambas piernas.  Fue así que a los 16 años me operan y tuve que vivir un nuevo proceso de recuperación y de terapias para volver a caminar.  Como es de imaginarse a esa edad la operación no tuvo repercusión únicamente en mis piernas sino también en mi salud mental: mi autoestima se vio afectada ya que me bajé mucho de peso, tenía las piernas muy delgadas (pues estuve con yeso por varios meses y este adelgaza) , dependía de mis padres y hermanos para poder hacer las cosas y estaba prohibido de realizar cualquier actividad propia de mi edad.

Luego de esto me alejé completamente de las danzas folcklóricas y no pensaba ni tenía tiempo siquiera para practicar algún deporte con regularidad. Ya estaba en una edad donde debía darle prioridad a mi preparación académica para ingresar a la universidad y así fue.

Mi sueño de practicar gimnasia quedó simplemente como un recuerdo de infancia. Debido a lo que me tocó vivir para poder ser una persona físicamente saludable.

 

 

CÓMO FUÉ QUE DESCUBRISTE EL POLE?

 

Yo descubrí el pole dance de casualidad.  Estaba para ese entonces trabajando en oficina y estudiando, me sentía preso de la rutina y el stress; mi cuerpo pedía  a gritos que lo pusiera a ejercitarse.  (Estaba fuera de forma, tenía gastritis y dolores de espalda entre otros propios de la falta de actividad, la mala postura y el pasar demasiadas horas sentado). Había intentado seguir lo que la mayoría de mis amigos: entrenar en gimnasio, pero me pareció aburrido (ahora entiendo que fue porque para aquel momento no tenía un objetivo claro). Fue así que encontré el espacio cultural “Evidencia” de Elizabeth Muñoz (Campeona Peruana Sudamericana de Pole dance 2010) y me acerqué para pedir informes y llevar clases de aro acrobático.  Como no había horarios que coincidieran con los míos volví al cabo de un mes y la respuesta fue la misma. La recepcionista me animó a probar una clase de pole dance y mi primera respuesta fue educadamente un no, pues yo tenía en la cabeza la idea de que el pole dance era para mujeres. Pero luego, como dictaban clases los domingos y yo seguía sin conseguir horario para aro acrobático,  me animé y llevé mi primera clase, la cual me gustó mucho pues me enseñaron a realizar movimientos de fuerza. Rápidamente se supo que había un chico que practicaba pole y comencé poco a poco a hacerme un espacio en las clases. Y comencé a asistir ya no sólo una vez por semana en ocasiones asistía hasta a 5.

Siguiendo los consejos de mi profesora comencé a llevar clases de stretching y de ballet para poder mejorar pues por alguna razón me gustaba mucho practicar pole, quería mejorar y sentía que yo esperaba con ansias ese momento del día en el cual me olvidaba del resto de actividades para simplemente concentrarme en repasar la figura que no salió o pulir la secuencia de la semana.

Pasó casi un año y fue Elizabeth Muñoz quien me animó a participar de mi primera competencia. Para la cual me preparé mucho llevando clases de danza, sesiones de preparación física, sesiones de estiramiento y otras actividades que complementasen mis entrenamientos con el pole y que me ayudaran a conseguir un buen nivel. Yo sentía que estaba recuperando todos los años en que no practiqué nada pero que necesitaba esforzarme mucho porque ahora al salir a escena ya no sería en grupo, como cuando bailé danzas folklóricas, sería sólo yo representando a mi país.

Han pasado ya más de 5 años desde que conocí el pole dance  en los cuales  seguí cursos e instructorados, comencé a dictar clases, tomé workshops con exponentes internacionales,  continúe compitiendo, participe en eventos y conocí a mucha gente que comparte esta pasión.

 

 

CÓMO ESTÁ ESTRUCTURADO TU ENTRENAMIENTO?

 

Mi entrenamiento está actualmente estructurado en 3 partes: preparación física y contorsión, danza y pole dance.

Desde el mes de Junio estoy viviendo en Sao Paulo, Brasil y formando parte de la escuela VERTICAL FIT, donde entreno con la maestra circense Teresa Mendez Rodriguez 4 veces a la semana, 3 horas por día. En estas sesiones  hacemos trabajo de contorsión, fortalecimiento y resistencia. Es un entrenamiento fuerte cuyos resultados puedo notar cuando luego trabajo en el pole, donde me siento más ligero, fuerte y con mejor control del cuerpo.

Llevo clases de danza 2 veces por semana, aproximadamente de 1hora y media cada una. Pero además de ello me gusta dedicar algo de tiempo a poder explorar por mi cuenta el movimiento y aplicar lo aprendido al pole en sesiones aparte que pueden variar dependiendo mis actividades durante la semana.

También, voy al gimnasio aproximadamente 45 minutos por día, 4 veces a la semana y entreno pole 2 o 3 veces por semana, en sesiones que pueden durar entre 1 hora y 1 hora y media.

Y como parte complementaria al entrenamiento físico están las horas de descanso y sueño que son vitales para poder recuperarme y rendir al día siguiente. Trato de descansar un día a la semana y olvidar todo lo que hago evitando siquiera ver videos de pole – aunque me cueste – pues de lo contrario siento que me pongo ansioso por probar algún nuevo truco o secuencia.

 

 

HA CAMBIADO ALGO EN TU VIDA DESPUÉS DEL POLE?

 

Me atrevo a decir que no cambió “en algo”, por el contrario cambió “todo”.

A nivel personal, antes del pole dance yo era una persona bastante tímida. No estaba contento con mi físico e incluso evitaba utilizar pantalones cortos. Creo que las operaciones de alguna manera me dejaron con esa sensación de vulnerabilidad y de que podría lastimarme con facilidad. Había un enorme vacío difícil de expresar pues sabía que quería hacer muchas cosas que no me atrevía por limitaciones físicas – que poco a poco fui venciendo – y claramente por límites mentales que yo me había establecido.

La práctica del pole dance me ayudó a convertirme en una persona más segura, con confianza y determinación para hacer lo que quiero, para correr riesgos y para establecer metas en plazos determinados.

El entrenamiento duro me hizo entender que hay una fuerza más allá de la que creemos tener, esa fuerza que sólo conocemos cuando queremos ser mejores sin importar si la gente cree o no en lo que haces, pues al inicio fui blanco de comentarios y burlas por animarme a practicar un deporte “para mujeres”, “porque no tenía un cuerpo preparado, porque no había hecho danza, porque me lastimaría con facilidad”, entre muchas otras ideas negativas.

Pude conocer a mucha gente y poco a poco comencé a rodearme de personas que compartían al igual que yo pasión por lo que hacían. Y es importante mencionar eso, si no te rodeas de gente que respete, entienda y valore lo que haces, es muy fácil permitir que los prejuicios e ideas negativas se alojen en tu cabeza y obviamente eso no contribuye a avanzar, por el contrario nos hacen hasta dudar y vivir con la constante sensación de estar fuera de lugar.

El pole me animó a viajar, a salir de lo establecido, a arriesgar y a cuestionarme, a dar todo de mi por lo que quiero, a saltar al vacío, dejando lo seguro para ir por lo deseado.

En resumen puedo decir que el pole y todo lo que vino acompañado de él formó la persona que soy actualmente. Una persona tímida, con poca confianza y sin seguridad en sí misma no sería capaz de subirse a un escenario sabiendo que todas las miradas van a estar en ella. Hace unos años no me hubiera imaginado haciendo eso, ahora hasta lo disfruto. No dejo de sentir nervios pero me agrada saber que tengo control sobre ellos para poder hacer lo que tanto trabajo y entrenamiento me costó aprender. Mi momento en un escenario es algo que valoro mucho porque es único y cada escenario independientemente de ser competencia, muestra o lo que fuera, merece respeto y el máximo de nuestro esfuerzo.

 

CUALES SON TUS MAXIMAS ILUSIONES?

 

Tengo muchas ilusiones.  Creo ser  una persona que sueña mucho. Una de ellas es viajar a muchos más países y participar en más competencias nutriéndome en cada proceso de preparación para crecer como atleta y artista.  Campeonar  y volver no con una sino con muchas medallas para mi país.  Contar con un espacio propio que promueva la disciplina que practico y que sea un lugar para compartir, para crecer y que contribuya a las personas en esta constante búsqueda por nuevas experiencias positivas.

Tengo muchos otros proyectos relacionados al pole que poco  a poco se van a ir dando relacionados a la parte artística así como a mi faceta de instructor por los cuales sigo trabajando, entrenando y aprendiendo con tanto esmero.

 

COMO FUE QUE LLEGASTE A BRASIL?

 

La primera vez que fui a Brasil fue para competir  en el 2014 en Rio de Janeiro. Luego, volví en el 2015 y fue ahí que conocí a muchas personas (algo maravilloso de estos eventos). Una de aquellas personas fue Michel Nascimento de Sao Paulo (Instructor, performer y campeón Sudamericano de Pole dance) con quien nos hicimos muy amigos. Él me invitó a dictar workshops en su ciudad y si bien fue una visita bastante corta, yo quedé encantado con la ciudad y desde entonces tuve ganas de regresar.

Luego de varios meses, coordinamos para poder pasar una temporada de algunos meses dictando clases en diferentes escuelas y emprendí el viaje en el mes de Junio. Muy rápidamente me hice a un ritmo de entrenamiento y trabajo que sinceramente me apenaba cortar tan pronto. La estadía inicial establecida se hizo corta y fue así que decidí extender el plazo hasta fin de año y estoy muy feliz por la decisión que tomé.

Actualmente formo parte de la prestigiosa escuela VERTICAL FIT  – POLE DANCE como instructor y atleta, entrenando duro y en constante proceso de aprendizaje.

Uno de los mayores retos para este año al vivir en el extranjero será fusionar música de mi país con el pole dance. Y es que VERTICAL FIT, como uno de los studios de referencia de la ciudad, a fin de año realiza una enorme fiesta llamada ACRODANCA BRASIL para que los alumnos muestren sus habilidades y lo aprendido durante los meses previos. Este evento se lleva a cabo con un tema y en este año el tema es “Países” y como exponente peruano quise escoger el mío. Presentaré con mi grupo de alumnas coreografías con música  peruana  en quechua que me brindará la oportunidad de difundir mi cultura y compartirla con la gente de aquí, de Sao Paulo, que tan bien me ha recibido.

 

 

QUÉ PIENSAS DEL DESEMPEÑO MASCULINO EN EL POLE?

 

Pienso que el desempeño masculino ha aportado mucho. El pole dance es una disciplina maravillosa porque permite sumar a ella todo lo que hayamos practicado antes. Es así que han llegado  acróbatas de mástil chino, bailarines, y gimnastas, entre otros, a desarrollar  estilos únicos que van ganando adeptos y de los cuales mucha gente, hombres y mujeres, quiere aprender.

Actualmente los hombres hemos demostrado que podemos desarrollar movimientos de flexibilidad además de los de fuerza. Sin embargo, considero que es el aporte en cuanto a los trucos acrobáticos y de fuerza los que han marcado el desempeño masculino.

Otro punto a destacar es el de los varones que bailan con tacos, lo cual me parece digno de respeto y admiración cuando logran números artísticos bien desarrollados que muestran un alto nivel técnico, fuerza, gracia y además originalidad.

 

CUÁL FUÉ TU REACCIÓN AL DESCUBRIR QUE FUISTE SELECCIONADO GANADOR DEL CONCURSO BSB POSTER MODEL?

 

Me emocioné mucho! Recuerdo que vi las fotos de los demás participantes y quedé sorprendido con muchas de ellas. Trabajos profesionales y muy bien cuidados que me dejan maravillado con los diferentes matices del pole dance. Y es que podemos ser deportivos, podemos ser sexys, podemos ser artísticos, podemos ser lo que queremos cuando nos sentimos con la confianza para transmitir y esa confianza nos la da practicar lo que nos gusta.

Más allá de sentir sólo emoción por haber ganado, el proceso de las votaciones fue muy satisfactorio porque recibí muchos mensajes de amigos, conocidos e incluso de personas que no conocía que fueron enterándose de mí y de mi trabajo- además de la foto –   y me escribieron mensajes muy alentadores de admiración, de respeto y con frases motivándome a  continuar así.

Aplaudo la iniciativa de la UPA por promover concursos así que nos abren las puertas a interactuar y conocer más sobre la gran comunidad del pole dance a nivel mundial.

 

QUÉ SIGUE EN LA CARRERA DE RENZO?

 

Tengo pensado participar de más competencias, la próxima es en Buenos Aires Argentina el SOUTH AMERICAN POLE CHAMPIONSHIP en diciembre.

Quiero desarrollarme mucho más como bailarín para poder aplicar todo ello al pole y aprovechar mi trabajo y conocimiento para promover la cultura de mi país: Perú. Además quiero llevar a cabo un proyecto que se viene gestando en mi mente hace tiempo en mi ciudad natal, en Lima. Y por sobre todo continuar con mi entrenamiento y crecer en el lado acrobático – artístico promoviendo la práctica del pole dance pues si para mí tuvo un efecto tan positivo considero que puede cambiar la vida de muchas personas más.

14729208_10210828593895793_6234424788209259104_n.jpg

 

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY